Los hábitos de comida sanos y la dieta nutritiva son esenciales para la buena salud de su perro. Lo que utilizo y recomiendo es: Comida Natural, dieta "BARF": es el acrónimo de "Bones and Raw Food" o también "Biologically Appropriate Raw Food", traducido significa "Huesos y Alimentos Crudos" y "Alimentos Crudos Biológicamente Apropiados" -ACBA-, respectivamente.

La dieta consiste en dar alimentos crudos biológicamente apropiados, ya que el sistema digestivo de los perros es el mismo de sus antecesores -los lobos- y también el de los perros salvajes. Ian Billinghurst, veterinario Australiano y precursor de la dieta, observó los hábitos alimenticios de los dingos y otros perros salvajes, estudió el comportamiento de los lobos y su alimentación, y llego a la conclusión de que si tenían el mismo aparato digestivo, no habría por que hacer diferencia alguna en su alimentación. Lógicamente que hay que hacer algunos cambios para adaptar la dieta a los perros de compañía ya que estos se ven impedidos de procurarse los alimentos por si solos -salvo que los dejemos cazar en el campo.
En estado salvaje o de libertad, su alimento está constituido por presas, y a nuestros animales, para balancear la dieta y equipararla a las proporciones que comerían en ese estado, se toma como referencia lo siguiente:

70 % de carne y huesos (siempre crudo)
30 % de verduras (siempre trituradas)
10 a 15 % de órganos
5% frutas
huevos, quesos, yogur, etc...
suplementos



Tanto las carnes como los huesos se dan CRUDOS. El calor de la cocción destruye vitaminas (en especial la C y la B), enzimas, transforma la cadena molecular de los alimentos, haciendo que estos sean incorporados como extraños al sistema digestivo. Los huesos cocidos se vuelven rígidos y se astillan. Por otro lado, el sistema digestivo de los perros es mas corto y ácido que el de los humanos, lo que hace que no se formen bacterias como nos pasa a nosotros por la acidez que presentan y por permanecer la comida menos tiempo durante la digestión en el organismo. Un dato a tener en cuenta: la digestión de los balanceados tarda de 12 a 14 hs, de los alimentos naturales, 4 a 5 hs.
La carne es alta en fósforo y para equilibrarla con el calcio es que se dan huesos, ahora bien, esto, en parte, puede solucionarse bien agregando cáscara de huevo molida (una cucharadita de te por cada 500 gr. de carne) o con un suplemento de calcio de venta en las veterinarias.
Los huesos se dividen en carnosos y recreacionales. Los carnosos son los que se comen fácilmente y aportan calcio -yo uso mucho carcasas de pollo, cogotes, alitas (estas al darlas enteras las considero equilibradas en cuanto a la proporción de carne y hueso), de vaca, son geniales los huesos de falda (bien blanditos y fáciles de comer). Los recreacionales, si bien son comestibles, pero por su dureza no alcanza a proporcionar el calcio suficiente para equilibrar la carne- por ejemplo los garrones, son muy divertidos para los perros y pueden estas HORAS masticándolos y jugando, de ahí el nombre de "recreacionales".
Además les mantiene los dientes IMPECABLES.



E el sistema digestivo de los perros no esta preparado para digerir las verduras tal cual se encuentran en la naturaleza. Lo que obtienen de verduras en su estado de libertad, es el contenido del estomago e intestinos de sus presas, los cuales ya se encuentran predigeridos. Para asimilar esto a nuestros perros, se trituran, de este modo se rompe la celulosa y equivale a una predigestión. Verduras prohibidas: CEBOLLA (contiene n-propildisulfuro, el cual altera y destruye los glóbulos rojos de la sangre del perro causando anemia hemolítica y a veces la muerte). REMOLACHA, actúa como una esponja y absorbe el agua tanto del intestino como del estomago en el proceso de digestión, llegando a causar, en situaciones extremas, torsiones gástricas. La acelga y la espinaca se pueden dar, pero no abusar, ya que es alta en oxalatos e impide la correcta asimilación del calcio. Dar aislado.
Todas las demás verduras son buenas, y todas se dan crudas, a excepción de la papa, batata y legumbres las cuales hay que cocinarlas y bastante, después triturar. Verduras que uso: lechuga, zanahorias, calabaza, zapallitos, brócoli, morrones, ajo (excelente antiparasitario, al igual que las semillas del zapallo), perejil, pepino, tomate, etc.



Los órganos -en su mayoría- son altos en vit A, por lo que no hay que abusar de ellos tampoco. La vit C y B son hidrosolubles, por lo que un exceso, como mucho, se elimina por la orina. Las Liposolubles -el resto- se acumulan en el organismo. Los órganos también se dan crudos.



Frutas:
absolutamente todas, también trituradas. Lo ideal es que se den separadas de la carne, por ejemplo, que constituyan una de las comidas del día. No son esenciales en la dieta por lo que se puede prescindir de ellas, pero de vez en cuando no vienen nada mal porque ayudan a limpiar el aparato digestivo, siempre que se den solas (separadas de cualquier otro alimento, incluido el yogur). La cáscara de algunas frutas como la manzana o pera, etc, hace de "escoba" del aparato digestivo.



El yogur lo preparo yo, es muy sencillo de hacer (caliento un litro de leche, cuando esta tibia, le agrego un pote de yogur NATURAL, mezclo, tapo y dejo toda la noche, a la mañana, lo paso a una botella y lo guardo en la heladera). Cuando se agrega el yogur, la leche no tiene que estar demasiado caliente porque sino los probióticos -las bacterias buenas- se mueren. Es excelente para regular la flora. Otra cosa que les doy es RICOTTA, les fascina.
Huevos: de uno a tres por semana.



En este tipo de dietas hay dos ramas: quienes dan suplementos y quienes no. Los fundamentos: se supone que en una dieta variada y cruda no hace falta suplementar con nada, la contrapartida es la polución y el empobrecimiento de nutrientes de las tierras donde se cultiva -entre tantas cosas mas.....-. Yo estoy en el medio. No suplemento todos los días sino de vez en cuando según las necesidades. Tengo Vit. C, B, E, A, levadura de cerveza (Vit. B), algas marinas, etc..... Mi consejo: empezar con la dieta básica sin suplementar, después, de a poco y a medida que se vaya interiorizando con la dieta, ir incluyéndolos según las necesidades.

Las cantidades varían según la edad y actividad del perro. Para los cachorros se calcula entre un 5 y 8% de su peso en alimento, y para adultos, un 2 o 3% del peso del animal en comida DIARIA. Esto no es un dogma, ya que la ventaja es que se va adaptando según lo que se observe. Es muy fácil hacer las modificaciones específicas de acuerdo al caso, por ejemplo: para un perro gordo, obeso o con tendencia a serlo: se agrega más verdura, se reduce la cantidad de carne y se busca una carne más magra. A un perro delgado: se le administran carnes mas grasas y se reduce la cantidad de verduras.

En cuanto a las harinas y los cereales, el tema también está discutido. Ambos aportan hidratos de carbono. Algunos sostienen que no son necesarios; otros que sí porque son importantes para la dieta. Lo que es cierto es que no se debe abusar de ellos, si se dan, hay que respetar las cantidades antes mencionadas, es decir, que no sean la fuente principal de alimentación. Hay que evitarlos en perros con alergias y es buen recurso cuando hay que hacerlos subir de peso. De todos modos, la papa y otras hortalizas también aportan hidratos de carbono y son mas saludables que las harinas y cereales, en especial que las harinas. Obviamente que de vez en cuando no hay problema, pero no deben integrar la dieta habitual, lo mismo ocurre con las sobras de nuestra comida.

MUY IMPORTANTE: esto es sólo una introducción o una guía. Todo lo relacionado a la dieta y a la salud de los animales la encontrará en www.weim.net/sanpan/ACBA/ . Cuando lea la página va a encontrar muchísima información, al principio parece difícil pero una vez que se familiarice le aseguro que es muy simple. Como todo se administra crudo, el trabajo es muy poco. Lo que le sugiero es picar verdura en cantidad y congelarla por partes. Es realmente fácil y proporcionando una dieta variada, le aporta todos los nutrientes, proteínas, minerales, vitaminas, etc... necesarios para una vida larga y saludable. Lo peligroso es mezclar la comida natural con la comercial puesto que tienen distintos tiempos de digestión y generando cada una distintos gases en el proceso de asimilación, en todo caso, si lo que desea es ir alternando las comidas, lo aconsejable es dar una comida solo de comercial y otra de natural (aunque lo mejor es solo natural!!).

La frecuencia de alimentación sugerida es la siguiente:
. Hasta los 90 días: 4 veces al día
. Hasta los 6 meses: 3 veces al día.
. Hasta el año: 2 veces al día.
. Luego: 1 o 2 veces al día (según cada perro), yo prefiero dar dos comidas diarias.


NUNCA OLVIDE CONSULTAR A SU VETERINARIO